Bienvenido a mi pagina, exposición de mi obra pictorica



Taller Antonio López 

del 25 al 29 de Enero del 2016

 

He tenido el placer y el honor de participar en el séptimo curso de la cátedra Extraordinaria impartida por Antonio López en el Museo Municipal de la cuidad de Albacete.  

Han sido unos dias inolvidables para mi, en los que hemos podido disfrutar de los consejos y enseñanzas del gran maestro de la pintura.

Resaltar  también el buen ambiente que he percibido por parte de mis compañero de curso.





 

Ser Pintor en estos tiempos

 

 

En el momento en que vivimos, cuando las imágenes nos inundan cada día, cuando todo parece estar tan cerca, tan a nuestro alcance y los medios Audiovisuales nos hacen tan cercanos logotipos, fotografías, dibujos, y un sin fin de ideas plásticas, se nos hace participes de la Iconografia de este, nuestro Siglo XXI. Una verdadera saturación, que en ocasiones nos cuesta filtrar, asimilar, o simplemente no percibimos, como muestra de nuestra reacción innata a mantener la cordura.

 

Se me antoja un tanto infructuoso e anticuado esto de la pintura. Pintar hoy en día es un acto de Fe, muchas veces desdichado e infructífero, y no hablo solo en términos económicos, sino del poco o nulo apoyo moral, ético, social que recibimos los Artistas. Esto se suma a la falta de iniciativas que potencien, que divulguen la cultura pictórica, por parte de las administraciones publicas. El sistema de comercio del arte en general, y de la obra pictórica en particular, convierte la obras en moneda de cambio mercantil, otorgándole un valor meramente especulativo, que convierte el acto de la adquisición, en algo banal, y que lo despoja de todo romanticismo, sin más.

 

Solo tengo una razón poderosa para pintar: por propia satisfacción personal. No encuentro ninguna otra razón para hacerlo. Me he dado cuenta, que cuanto más avanzo en el camino hacia mis obras, con mayor gusto las miro, y me deleito al contemplarlas, me causan una serie de sensaciones, y son ellas las que me retroalimentan, las que me vuelven a impulsar, a saltar nuevamente al fondo del lienzo en blanco. En mi imaginación existe en un espacio comprimido, con la imagen de un observador viendo mi obra y sintiéndose cómplice. Este pienso que debe ser el ultimo fin.

 

 

 

Gracias